El mapa de gestión: la web colaborativa y estratégica del nuevo modelo de mantenimiento catastral

La configuración de la información catastral, como elemento de referencia para la gestión de diversas figuras tributarias, exige que la Dirección General del Catastro (DGC) garantice el conocimiento permanente de la realidad inmobiliaria, pues todo desfase entre ésta y las descripciones catastrales condiciona la bondad de los valores de los inmuebles, catastral y de referencia.

Es necesario pues, por un lado, activar todos los mecanismos de obtención de información sobre las alteraciones en origen, reduciendo al máximo su tiempo de incorporación al Catastro y, por otro, impulsar, apoyar y reforzar la participación de todos aquellos agentes que puedan disponer de información con trascendencia catastral.

Para alcanzar ambos fines, la DGC ha desarrollado y puesto en marcha el MAPA DE GESTIÓN, una aplicación web que permite la entrada ordenada y la integración de la información relativa a alteraciones omitidas procedentes de múltiples fuentes. Se avala así la colaboración voluntaria en la formación y mantenimiento catastral, objetivo operativo del Plan Estratégico del Catastro, junto con la eficiencia en la tramitación, anticipación y eliminación de cargas al ciudadano. De esta manera, se potencia la actualización del Catastro mediante procedimientos de comunicación frente a las tradicionales declaraciones.

Podemos decir pues, que el mapa de gestión se constituye como un elemento estratégico del nuevo modelo catastral de mantenimiento colaborativo de actualización inmediata, que habilita a las entidades colaboradoras a una mayor participación en la elaboración de datos y tramitación de expedientes, promoviendo un modelo de mantenimiento permanente que permita dar una mayor y mejor respuesta a las necesidades de la sociedad en su conjunto.

El agente colaborador (Administraciones, fedatarios públicos, Colegios profesionales) adquiere un protagonismo fundamental en la operativa de esta plataforma digital, pues marca directamente la alteración detectada sobre el Mapa, visualizándose sobre el parcelario catastral la ubicación de las alteraciones en forma de puntos cuya representación mediante símbolos (triángulo, cuadrado, círculo,..) será diferente atendiendo al tipo de alteración de que se trate (obra nueva, ampliación, rehabilitación, cambio de titularidad, cambio de uso, ..) y de distinto color (rojo, naranja, amarillo, azul o verde) dependiendo del estado en que se encuentra la alteración (inicial, revisada, con documentación completa, en tramitación y cerrada). A medida que hay un cambio en el expediente, el símbolo irá modificando su color en tiempo real.

Junto con la acción de marcar, ya sea el mismo agente colaborador u otro, en función de que éste último disponga o no del correspondiente perfil que lo habilite, puede adjuntar a la marca y de manera estructurada el soporte documental de que disponga (planos, fotos, informes, escrituras, certificados final de obra, licencias,..), ya sea de manera total o parcial, generando como resultado una red de valor, con un objetivo común: la obtención de una Catastro completo y correctamente valorado. Una vez validada la información “colgada”, pueden iniciarse y tramitarse los oportunos procedimientos para su resolución, ya sea, a través de medios propios, instrumentales o de los Convenios.

El Mapa incluye además un cuadro de mando con diferentes funcionalidades para hacer explotaciones de la información generada. Permite a su vez ver la evolución del trabajo y facilita el análisis de manera integrada de las actuaciones necesarias para la actualización catastral, su seguimiento, control y planificación, desglosándose y cuantificándose la información según diferentes filtros que permiten conocer:

  • el inmueble afectado, identificado por la referencia catastral,
  • el tipo de alteración o discrepancia: cambio de titularidad, nueva construcción, ampliación de construcción, reformas, rehabilitaciones, cambios de uso y modificación de lindes ya sean de naturaleza urbana o rústica,
  • la identificación de alteraciones que cuenten con licencia o autorización, con su fecha de concesión, su plazo de ejecución y en su caso su fecha de terminación. Lo que permite anticiparnos en nuestra gestión y hacer el seguimiento de futuras nuevas construcciones o rehabilitaciones. En estos casos, el expediente se tramitará una vez se haya producido el vencimiento de la fecha prevista de realización de la alteración correspondiente,
  • la fuente origen (por ahora limitada a fedatarios públicos, gerencia, administración local o autonómica),
  • la completitud o no del soporte documental para la tramitación en cada caso, en función de tipo de alteración,
  • la situación de la alteración en cuanto a su incorporación a la base de datos,
  • el tiempo de permanencia de las marcas y el tiempo trascurrido entre la realización de la alteración y su incorporación efectiva al Catastro.

La estandarización de lenguaje de comunicación con las entidades colaboradoras, la integración y la inclusión de procesos automatizados dentro de la herramienta, ofrecen sin duda ventajas, como son: facilitar la mutua comprensión, mejora de la productividad, evita duplicidades, reducción de costes y tiempos de ejecución, disminución del tiempo trascurrido entre la alteración y su incorporación al Catastro, evitando con ello la pérdida de liquidaciones tributarias, etc. Contribuyendo así, en definitiva, a prestar un mayor y mejor servicio al ciudadano.  

Desde la DGC se seguirán implementando sobre el mapa las mejoras tecnológicas necesarias, si bien, la eficiencia del Mapa de Gestión depende en gran medida del impulso institucional y del esfuerzo de todos.

En suma, y como conclusión, el Mapa de Gestión supone una herramienta gráfica de intercambio de información para la actualización inmediata del Catastro que evita a la ciudadanía la presentación de declaraciones, ahorrando tiempo y desplazamientos. Se presenta desde la DGC como ejemplo de buena práctica de transparencia, colaboración y cooperación entre las Administraciones Públicas, procurando aprovechar las sinergias de todos aquellos que de alguna u otra forma intervienen y participan en el mantenimiento catastral.

Esmeralda Díaz Lago

Vocal Asesor de la Dirección General del Catastro

5 comentarios en “El mapa de gestión: la web colaborativa y estratégica del nuevo modelo de mantenimiento catastral

  1. Cuanto más avanzo, mejor me parece esta herramienta. Nos permitirá tener una realidad cartográfica y de titulares actualizada sin apenas molestias para la ciudadanía. Los ayuntamientos dispondrán de un padrón para el IBI bastante real, benificiando su recaudación y la conformidad de sus titulares.

  2. EL MAPA DE GESTION ES UNA HERRAMIENTA MUY UTIL, NOVEDOSA Y BENEFICIOSA YA QUE NOS PERMITIRA MANTENER ACTUALIZADA LA BASE DE DATOS DE CATASTRO DESDE VARIAS FUENTES. EVITANDO A LOS CIUDADANOS LA PRESENTACION DE DECLARACIONES AHORRANDO TIEMPO Y DESPLAZAMIENTOS.

  3. La hora de la verdad para administraciones y agentes colaboradores. El Mapa de Gestión es un gran paso adelante en la senda de la comunicación del negocio catastral; ágil e intuitivo y con un gran potencial de desarrollo que apunta Esmeralda Díaz, puede significar un hito como ya lo fueron la implantación de la cartografía informatizada o la variedad de servicios web que ofrece la Dirección General del Catastro.

  4. Muy interesante el artículo. El mapa de gestión, si se logra generalizar su uso, supondrá un paso de gigante para el mantenimiento de las bases de datos del Catastro en tiempo real, o casi. Enhorabuena a la autora y a la Dirección General del Catastro por esta iniciativa. Un ejemplo más del Catastro español como referencia internacional.

  5. Una herramienta para el futuro. Cada vez se hace más necesaria la coordinación, cooperación y colaboración entre administraciones públicas, en las que se basa este Mapa.

Deja una respuesta

Los comentarios serán moderados para poder ser publicados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gracias